19
Jul

Prudencio Zorzo, amigo y maestro (Norte de Castilla 19_VII-2016)

 

Prudencio Zorzo, con algunos familiares, en San Marcos.Foto de

Foto de Prudencio Zorzo, con algunos familiares, en San Marcos.Foto de / Francisco del Caño

Hoy Segovia esta triste, hoy las Cofradías de Segovia te están echando de menos Prudencio. Nuestro Señor te ha llamado a su lado y tu como buen Cristiano Cofrade, fuiste hacia él.

Recuerdo hace ya más de 30 años, cuando empecé un poco más a participar en la Semana Santa de nuestra Ciudad y nos metimos en los ‘líos’ de preparar cosas (procesiones, vía crucis, etcétera) lo que dijiste «aquí se viene a trabajar», siempre con esa seriedad por realizar las cosas, en los malos y buenos momentos siempre has estado cerca por que esto como tu decías «tiene que salir sí o sí».

Infatigable a la hora de estar planeando cosas, no habíamos acabado un Viernes Santo y ya estabas pensando en el siguiente, ¿ves Prudencio? eso ahora me pasa a mí, no acabo con una y ya estamos planeando la siguiente.

Han sido muchos años a tu lado, aprendiendo como se hacían las cosas, por esa manía tuya de decir «haber cuando no esté yo quien va hacer esto, así que aprender», pues llego ese triste día de caminar ahora solos sin tenerte detrás para echarnos una mano.

Recuerdas, Prudencio, aquella tarde cuando baje a verte a tu casa, una tarde de diciembre de hace ya tres años, solo para pedir un consejo y decirte que los designios de la Junta de Cofradías me tocaba llevarlos a mí ahora, y la respuesta fue rápida por tu parte: «Villita cuenta conmigo», pero tú no sabías que esa respuesta era la que yo esperaba y así fue. Has sido maestro y de los duros, porque no te conformabas tan fácilmente cuando hacíamos algo. Tenía que salir como tu decías y punto. Tú seguías enseñándonos. Eras y seguirás siendo ‘el jefe de la Borriquilla’, aunque ya no estés físicamente con nosotros, el que sabía cómo montar el vía crucis de los Carmelitas, porque tú fuiste su autor y lo confeccionaste, pero sería interminable seguir escribiendo anécdotas tuyas. No habría fin.

Ahora sí ya te fuiste, ahora no podré llamarte para quedar y hacer alguna cosa que teníamos en mente, ahora estoy solo, pero todo lo que aprendí de ti poco a poco lo pondremos en marcha.

No hace ni quince días ya me estabas diciendo que bajara a tu casa, que tenías allí las estaciones del vía crucis y había que darlas una mano de pintura; y yo contestando que «anda, deja, de ja; tú descansa y tranquilo que hay tiempo hasta el año que viene». Pues nada esa mano de pintura queda pendiente, pero tú sabes que daremos muchas manos más de pintura a tus ‘estaciones’ y serás el que desde allí arriba al lado de tu Cristo de San Marcos nos guíes en nuestro trabajo.

Te podría decir muchas más cosas, pero sería repetir siempre lo agradecido que te estoy y estaré . Así que, Prudencio, GRACIAS en nombre de todas las cofradías de Segovia y de sus cofrades. Ahora vuela, vuela hacia allí al lado de tu Cristo de San Marcos, de la Virgen de la Fuencisla y de nuestra Selñora del Carmen, ellos serán tus ángeles a seguir. Por mi parte solo decirte, Prudencio, que no te has ido, que siempre estarás dentro muy dentro de toda nuestra Semana Santa.

 Leer en el Norte de Castilla