07
Abr

Paciencia, silencio y solemnidad. Norte de Castilla 3 abril 2015)

  • La feligresía de San Andrés acompaña al Santo Cristo de la Paciencia en las Canonjías.

  • El barrio de San Andrés, o de las Canonjías, volvió a vibrar anoche de emoción en el transcurso del Santo Vía Crucis y la posterior Procesión con la Imagen del Santo Cristo de la Paciencia. La feligresía de San Andrés se vuelca con un desfile que tiene pocos años de vida, pero que ha calado hondo en el sentimiento de todos los vecinos.

    Esta procesión venía celebrándose la noche del Jueves Santo, como colofón a una tarde cargada de procesiones y traslados de pasos a la Catedral. Pero en esta ocasió se ha pasado el Miércoles Santo, y tampoco le ha ido mal. Transitar con la imagen del Santo Cristo de la Paciencia por las tortuosas calles de un barrio con trazas medievales es un ejercicio de emoción para los feligreses del barrio, pero también para los cientos de personas que acuden a ver el espectáculo de la Semana Santa castellana más pura.

    El desfile tiene dos partes. La primera es el vía crucis propiamente dicho. Parte de la plaza de La Merced y termina en la plaza de San Esteban tras recorrer las calles de Daoíz, Velarde, Pozuelo y Vallejo. En San Esteban, al coral Congregamini e Psalite cantó el Miserere, y dio comienzo la procesión. El desfile siguió por las calles de la Victoria, Valdeláguila, plaza del Potro y Plaza Mayor, para llegar de nuevo a la plaza de la Merces a través de las calles Marqués del Arco y Daoíz.

    La feligresía de San Andrés fue pionera en portar en andas una imagen dentro de la Semana Santa segoviana, y así lo sigue haciendo con esta imagen del Santo Cristo de la Paciencia, una talla del siglo XVI realizada por un escultor de nombre desconocido. El vía crucis y la procesión marcan una ruta de emoción solemne y contenida, marcada por el profundo silencio, y que abre un paréntesis para el recogimiento cuando llega a la plaza de San Esteban, iluminada por las antorchas de los cofrades, las velas de los fieles y las luces de las farolas. Un espectáculo digno de verse.

    Sin embargo, la imagen del Santo Cristo de la Paciencia no es la titular de la feligresía de San Andrés, que tiene en el Cristo yacente de Gregorio Fernández su principal icono. Esta talla conforma el paso ‘Camino del Sepulcro’. Es una obra barroca del célebre imaginero castellano que pertenece a la segunda época del autor, a partir de 1614, inmediatamente posterior al Cristo de El Pardo. Para Juan de Contreras, marqués de Lozoya, es el mejor yacente de los que hizo el maestro. Se venera durante todo el año en la Catedral. La feligresía de San Andrés acompaña y custodia la imagen desde 1979

  • Noticia completa: http://www.elnortedecastilla.es/segovia/201504/02/paciencia-silencio-solemnidad-20150402124738.html.
  •  Ver  video norte de castilla: http://www.elnortedecastilla.es/segovia/201504/02/paciencia-silencio-solemnidad-20150402124738.html
  •