21
Mar

La Procesión de las Palmas y La Borriquilla motivan la primera asistencia multitudinaria (El Norte de Castilla 21-III-2016)

El obispo de Segovia, César Franco, bendijo los ramos en la iglesia de San Miguel antes de la eucaristía celebrada en la Catedral.

 

Sin título

Fotografía de Tanarro. Extraida Norte de Castilla

La Plaza Mayor de Segovia y sus alrededores han sido el escenario del primer acto multitudinario de la Semana Santa en la capital. En una mañana nubosa, con la temperatura algo más suave y sin lluvia, cientos de segovianos y visitantes han acudido a presenciar el paso de los cofrades de menos edad, vestidos con los hábitos de sus agrupaciones para la Procesión de las Palmas y llevando las tradicionales hojas de palmera y a cara descubierta.

La novedad de este Domingo de Ramos ha sido la bendición de las palmas y ramos en la iglesia de San Miguel a las once y media, antes de la misa en la Catedral, en orden inverso al de otros años. Los cofrades, cada grupo con su estandarte, y cientos de fieles han llenado el templo para el acto litúrgico que ha presidido el obispo, César Franco. Con el hisopo a lo largo de todo el pasillo de la nave central, ha bendecido palmas y ramos para recordar «la entrada de Jesús en Jerusalén en toda su gloria», mientras mucha gente, que no cabía en la iglesia, esperaba fuera la salida de la primera y breve procesión de San Miguel a la Catedral.

El desfile ha tenido el mismo orden que en la Procesión de las Palmas , posterior a la misa presidida por el obispo, con la banda de cornetas y tambores de la Cofradía de San Millán para abrir la marcha, seguida del numeroso grupo de los niños de las cofradías delante del paso de ‘La Borriquilla’ y detrás, el deán de la Catedral, los responsables de las cofradías, la alcaldesa Clara Luquero entre dos maceros del Ayuntamiento, algunos concejales y las autoridades civiles y de los cuerpos de seguridad, cerrando el cortejo la banda de la Unión Musical Segoviana.

La misa se ha prolongado algo más de una hora, aunque media hora antes de que saliera la procesión los puestos en primera fila del vallado colocado estaban todos ocupados. La salida, a la una y diez de la tarde, ha encontrado la Plaza Mayor repleta de público entre segovianos y turistas, y el gentío ha seguido subiendo en oleadas por la Calle Real.

El recorrido habitual, por Cronista Lecea a la plaza de los Huertos y luego a la Calle Real por José Canalejas, ha sido seguido por cientos de personas paradas en las aceras para ver el paso de ‘Jesús entrando en Jerusalén’, conocido popularmente como ‘La Borriquilla’, una talla de gran tamaño realizada en 1964 por el escultor José María García Moro que custodia la Junta de Cofradías y que hasta la década de 1980 era acompañada por el magisterio segoviano.

Las nubes apenas han descargado un ligero chispeo y la Procesión de las Palmas, el inicio de la Semana Santa, ha transcurrido fluida hasta el final, la entrada de Nuevo en la Catedral.

Leer en el Norte de Castilla