12
Jun

Entrega de la medalla de bronce de la ciudad a la Junta de Cofradías

4(12 de junio de 2008) Compañeros de la Corporación Municipal, Delegado Territorial de la Junta de Castilla y León, Cronista de la Ciudad, Defensor del Ciudadano, Representantes de las Cofradías de Semana Santa, Amigos todos…

Buenas tardes,

Quiero, en primer lugar, como Alcalde de Segovia, dar la enhorabuena a la Junta de Cofradías de Semana Santa de Segovia y a las 10 Cofradías, Hermandades y Feligresías que la componen, por ser distinguida con la Medalla de Bronce de la Ciudad.

Según el Reglamento de Protocolo, Honores, Distinciones y Ceremonial del Ayuntamiento de Segovia, la Medalla de la Ciudad, en su categoría de Bronce, se concede a aquellas personas o entidades, como en este caso, que hayan rendido a la ciudad méritos notables.

Por tanto, éste es un claro caso de reconocimiento de la ciudad a la labor desempeñada por la Junta de Cofradías de Semana Santa, ya que, además de mantener la tradición religiosa, contribuye a la defensa de un patrimonio cultural y también turístico y económico, de gran calado social y gran atractivo turístico.
El arraigo y la devoción del que goza la Semana Santa entre nuestras gentes, se muestra en las calles, en un incomparable entorno de edificios románicos y góticos, hábitat en el que procesionan las verdaderas obras de arte de los grupos escultóricos procesionales de las cofradías, hermandades y feligresías segovianas.

Y como muestra de dicho arraigo sirva ese feliz aniversario del año pasado en el que se celebró el centenario de la Procesión de los Pasos, momento en el que se reorganizó la Semana Mayor y encontró sus orígenes la Junta de Cofradías, Hermandades y Feligresías en 1907.

La belleza monumental de las calles y rincones de esta Ciudad Patrimonio de la Humanidad, por donde transitan los vía crucis y procesiones, así como la belleza de la imaginería y el escenario de esta vieja ciudad castellana hicieron que en 1999 la Semana Santa de Segovia se declarara de Interés Turístico Regional por la Junta de Castilla y León.

Otro motivo por el que devolver a la Junta de Cofradías la gratitud y afecto del pueblo segoviano ya que, sin duda, tuvieron un papel fundamental para que se produjera dicha declaración.

En último lugar, comentar que, al ser concedida la medalla a una entidad con estandarte, también le hacemos entrega de la misma en forma de corbata para su uso atada al extremo superior del asta de la bandera de la Junta de Cofradías.

Para finalizar, quisiera volver a felicitar en nombre de todos los segovianos a la Junta de Cofradías de Semana Santa y todas sus Cofradías integrantes, así como a todas las personas que han formado parte de las mismas a lo largo de la historia porque es a todos ellos a quien dirigimos nuestro reconocimiento y agradecimiento.

Muchas gracias.
Pedro Arahuetes García,
Alcalde de Segovia

CONTESTACIÓN DEL PRESIDENTE DE LA JUNTA DE COFRADÍAS:

Ilmo. Sr. Alcalde Presidente del Excmo. Ayuntamiento de la Ciudad, miembros del Equipo de Gobierno, resto de Concejales, Delegado Territorial de la Junta de Castilla y León, Cronista de la Ciudad, Defensor del Ciudadano, componentes de la Directiva de la Junta de Cofradías de Semana Santa, Presidentes de las distintas Cofradías, Hermandades y Feligresías de la Ciudad, amigos:

Como Presidente de la Junta de Cofradías, Hermandades y Feligresías de la Semana Santa de Segovia y como segoviano, es un honor tomar la palabra en este acto.

Alcalde, acabas de hacer entrega a la Junta de Cofradías de la Medalla de Bronce de la Ciudad, simbolizada en ese lazo que has impuesto a nuestro estandarte. Es el reconocimiento de la Ciudad, a través de su Ayuntamiento, a una labor en pro de la misma.

Nuestra labor es callada y altruista. Todos los que conformamos la Junta de Cofradías estamos ahí por convicción, porque creemos en lo que hacemos, porque amamos a nuestra ciudad y trabajamos por ella en un ámbito concreto: fomentando, cuidando la religiosidad popular, buscando unir esplendor y autenticidad, realizando también cuantos actos culturales puedan realzar nuestra Semana Santa. Nada más que eso y nada menos.

Pero nosotros no hemos creado nuestra Semana Santa. La Semana Santa hunde sus raíces mas profundas en la Alta Edad Media y en la época barroca quedó conformada tal como la conocemos hoy.

Nosotros hemos recibido de nuestros mayores unas creencias, unos sentimientos, unas vivencias, unas tradiciones que estamos obligados a conservar y a trasmitir, pero no nos hemos quedado ahí.

Nosotros somos como aquel que en su casa ha convivido siempre con un candelabro que, aunque no ocupaba un lugar relevante en la casa, causaba admiración a las visitas y que un día, al pasar junto a él, se paró, pensó que no le vendría mal una buena limpieza y se puso manos a la obra.

Su labor callada, cuidadosa, robando tiempo de sus otros quehaceres, fue sacando a la luz la belleza que encerraba el candelabro y eso le animaba aun más a seguir adelante. Cuando creyó que estaba restaurado, limpio, resplandeciente…buscó el mejor lugar de la casa para que pudiera ser admirado en todo su esplendor. Y orgulloso del resultado, le enseña a sus amistades, esas mismas que ya le conocían pero que ahora se dan cuenta de su verdadero valor y belleza. Y desde entonces, cuida de su limpieza, de realzar siempre su valor…
La casa era un viejo palacio que tenía muchos años. El candelabro existía desde siempre: su abuelo le había heredado de su abuelo. No había que deshacerse de él y sustituirle por una lámpara moderna. Necesitaba, en cambio, ese realce, esos cuidados.

Nosotros se los estamos dando a nuestra vieja Semana Santa y queremos para ella un lugar de honor en ese vetusto, maravilloso, palacio que es nuestra ciudad. Para que luzca como merece, donde merece, ante todos cuantos merecen vivirla y admirarla.

Desde la Junta de Cofradías reclamamos el marco, reclamamos el derecho al esplendor, a la autenticidad que merece nuestra Semana Santa. Si la ciudad, si sus ciudadanos a través de sus representantes nos apoyan y nos reconocen, solo podemos estar orgullosos y agradecidos.

Nada más y muchas gracias.

Alberto Herreras Díez, Presidente de la Junta de Cofradías