30
Mar

En la senda de Teresa de Jesús. El Adelantado de Segovia 29_3_2015

01kama(417)

 

Fotografía extraída Adelantado de Segovia.

Autor Kamarero

 

 

 

Las cofradías evocan con una procesión la presencia de la Doctora Mística en Segovia coincidiendo con la fecha del quinto centenario de su nacimiento.

En la ‘noche oscura’ que su coetáneo San Juan de la Cruz narraba en uno de sus poemas más conocidos , la figura de Santa Teresa de Jesús se incorporó ayer a la Semana Santa segoviana con una procesión que recorrió los lugares que la Doctora Mística recorrió durante sus visitas a la capital durante el proceso de reforma del Carmelo.
Centenares de personas se congregaron a lo largo de un recorrido que unió el convento de San José de las Carmelitas Descalzas, fundado por la santa con el convento de los Padres Carmelitas Descalzos en el que reposan los restos mortales de San Juan de la Cruz.
El silencio y la meditación fueron el denominador común de una procesión creada con motivo del quinto centenario del nacimiento de Teresa de Jesús y que, a tenor del resultado logrado ayer, nace con vocación de continuidad.
La imagen del Santo Cristo de la Buena Muerte fue la elegida para la procesión que partió puntualmente desde la iglesia conventual de San José portada en andas por ocho cargadores, y precedida por la luz de las antorchas de los cofrades que abrían el cortejo. Antes de salir, la comunidad de Madres Carmelitas llevó a cabo la despedida de la imagen con una breve oración.
Tras el Santo Cristo, el obispo de Segovia, César Franco, acompañó la procesión junto al presidente de la Junta de Cofradías, Miguel Hernández y representantes de las cofradías y feligresías de la capital.
A lo largo del trayecto, la procesión fue realizando varias paradas en lugares embiemáticos del recorrido, en los cuales se leyeron textos de las obras más conocidas de la Santa.
La música de los tambores de la banda de la feligresía de San Andrés y de la Cofradía del Santo Cristo de San Marcos marcaron el ritmo de una procesión cargada de emoción y de hondura espiritual que terminó a las puertas del convento situado en el corazón espiritual de Segovia, junto al santuario de Nuestra Señora de la Fuencisla.

En la senda de Teresa de Jesús