Tres pasos para una cofradía muy activa(El Norte de Castilla 30-III-2018)


Cofrades y feligreses de San José Obrero acompañan al Calvario, La Magdalena y La Piedad
La Magdalena al pie de la Cruz, con el Acueducto de fondo. /Tanarro
La Magdalena al pie de la Cruz, con el Acueducto de fondo. / TANARRO

El fervor de los cofrades, feligreses y colaboradores de la Cofradía de Nuestra Señora de La Piedad aumenta año tras año. Radicada en un barrio obrero, un poco apartado del centro, pero con mucho sentido de la vecindad y la amistad, esta cofradía fundada hace ya veintiocho años ha revolucionado la Semana Santa segoviana al haber incorporado novedades que contribuyen a enriquecer aún más la celebración, declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional hace un año. El pasado viernes, Viernes de Dolores, representaron la Pasión de Jesucristo con un entusiasmo admirable. No fue como otros años, porque la lluvia obligó a hacerlo en el interior de la iglesia parroquial, pero la fe mueve montañas y todo el barrio estuvo ahí, apoyando a los intérpretes.

La actividad ha sido frenética los últimos días. La Procesión de los Niños y el desfile de Nuestro Padre Jesús Cautivos lucieron en todo su esplendor y, cada año que pasa, ganan seguidores y colaboradores. Con el cortejo en miniatura pretenden inculcar a los niños el amor por la Semana Santa que tienen ellos, de maneras que haya una cantera muy nutrida para el futuro.

La procesión de ayer entre la parroquia y la Catedral también salió a pedir de boca. Las imágenes que porta San José son tres grupos escultóricos en madera policromada. Uno de ellos, el que abre el desfile, lleva por nombre El Calvario y está integrado por las figuras de Jesús crucificado, María y San Juan; el segundo representa a María Magdalena junto a Jesús en la Cruz; y el tercero, a Nuestra Señora de La Piedad con su Hijo en brazos. El primero pertenece a la llamada Escuela de Olot, de principios del siglo pasado; y los otros dos son obra de Sebastián Sanabra y José Quixal, de 1907.

La cofradía nació con el nombre de Nuestra Señora de La Piedad y adoptó como imagen titular esa Piedad de José Quixal que se conservaba en la Catedral. En 2000 incorporó el paso de la Magdalena y en 2007, centenario de la Procesión de los Pasos, sumó El Calvario, con la peculiaridad de que esta imagen solo es empujada por mujeres. El cortejo evitó la calle de San Francisco, por donde entran bien los pasos, y bajaron por Independencia.

Leer en el Norte